TARJETAS DE PVC

CINTA MAGNÉTICA LO.CO / HI.CO
(ALTA O BAJA DENSIDAD)

Es una cinta que aplicamos en la parte de atrás de las tarjetas, Este tipo de tarjetas es mayormente usada para llaves de accesos, tarjetas de crédito, tarjetas de débito, tarjetas de cliente frecuente, etc.

Las bandas magnéticas se clasifican por su grado de resistencia a los campos magnéticos (coerctividad) en bandas de baja y alta.

LO CO: Significa que es una Banda magnética de baja densidad, esto habitual en las tarjetas de uso bancario, requiere una coerctividad de 300 Oersted, Muy apta para empresas provistas de lectores grabadores.

HICO: Significa que es una Banda magnética de alta densidad (desde 2540 hasta 4000 Oersted) de gran resistencia a campos magnéticos y una vez grabada es prácticamente imposible su decodificación.

HICO-Color: Al igual que HICO, sin embargo el acabado en impresión es aún más nítido y legible en los textos; y en cuanto al color se refiere más intenso.

la banda más utilizada es de un ancho de 1.2 pulgadas y su colocación viene especificada en la norma estándar ISO 7811-2.

  • La capacidad de grabación de la banda varia en función de la pista.
  • Pista1: Acepta 76 caracteres alfanuméricos útiles.
  • Pista2: Acepta 37 caracteres numéricos útiles.
  • Pista3: Acepta 104 caracteres numéricos útiles.

IDTEC ofrece una amplia gama de lectores y lectores/grabadores de banda magnética, así como tarjetas e impresoras de credenciales capaces de codificar la información en la banda magnética de la tarjeta que se imprime. La banda magnética incluso se puede encontrar en terminales portátiles como la Falcon 4210, innovador equipo que proporciona máxima portabilidad que cuenta con una versión equipada con lector MSR. También los teclados especiales para punto de venta como el PKBST-50 pueden contar con un lector MSR integrado. VEAMOS COMO FUNCIONA Y DE QUE ESTAN COMPUESTO EL CONPCETO DE BANDA MAGNÉTICA Y SUS ELEMENTOS.

Uno de los sistemas de identificación automática más ampliamente utilizado es el de banda magnética, su bajo costo y gran confiabilidad ha hecho posible que su difusión alcance una gran gama de aplicaciones. Podemos encontrar bandas magnéticas en todas las tarjetas de crédito, boletos de estacionamiento y hasta boletos del Metro.

También se utilizan bandas magnéticas en sistemas de control de asistencia en las empresas y en muchas otras aplicaciones donde se requiere un buen grado de seguridad y rapidez en la captura de datos. Pero ¿Cómo funcionan las bandas magnéticas?

Los dos requerimientos fundamentales para que un equipo de banda magnética trabaje son: Primero, que la cabeza magnética permanezca en contacto con la banda magnética, y segundo, que dicha banda se mantenga en movimiento con respecto a la cabeza al leer o codificar la información. No se requiere una velocidad constante, pero no se permite que la velocidad sea cero. Este movimiento relativo a la cabeza y la banda puede ser proporcionado manualmente, como en los lectores que se desliza la tarjeta por una ranura o en los que se introduce y se saca después, o bien, por un motor, como en los cajeros automáticos el método usado es determinado por la aplicación específica incluyendo consideraciones como el factor humano.

Un lector de banda magnética (magnetic stripe reader o MSR) o un codificador de banda magnética "completo" proporciona los circuitos y software requeridos para manipular los varios formatos de codificación de datos (Análogo a las simbologías utilizadas en los códigos de barras), hacer un chequeo de errores y comunicarse con caracteres ASCII.

La información digitalizada es almacenada al alterar la polaridad de diminutas partículas incrustadas en una resina. Los datos de una tarjeta son codificados en un formato binario, con la polaridad de las partículas determinando los bits con valores de 0 y 1. Un lector detecta y decodifica los cambios de polaridad y traduce el código binario a alfanumérico. La tecnología de banda magnética involucra la grabación digital (llamada codificación) de la información en una banda con una capa magnética de forma similar a la que se utiliza en las cintas de audio y video, la cual puede ser leída de manera repetida. Una de las principales características de las bandas magnéticas es que pueden ser re-codificadas y usada de nuevo, lo cual es crucial en muchas aplicaciones.

Virtualmente cualquier material no magnético que mantenga la integridad estructural de la banda magnética puede ser utilizado para hacer tarjetas, placas, boletos, etcétera con banda magnética. Los materiales más usados son papel simple, barnizado o plastificado, plástico PVC y PET, en orden de durabilidad, y el tamaño más utilizado es el de las tarjetas de crédito estándar. Uno de los bordes de la tarjeta, boleto, etc. Debe ser recto y paralelo a la dirección de codificación de la banda, para servir como la referencia de localización para las cabezas lectora y codificadora.

La robustez es un tema importante al hablar de bandas magnéticas, ya que la información codificada es susceptible de ser dañada accidentalmente por campos magnéticos. El término utilizado para designar que tan fuerte debe ser un campo magnético para afectar a la información codificada en la banda, y por lo tanto, que tan inmune es la información a ser dañada es coercitividad. Medida en Oersteds (Oe), la coercitividad de una tarjeta de crédito común es de cerca de 300 Oe, es considerada como baja coercitividad (apodada "LoCo"). Consecuentemente, clips magnéticos para dinero, imanes para refrigerador, etc., pueden dañar la información contenida en la banda magnética de su tarjeta de crédito.

La tecnología de banda magnética de alta coercitividad (HiCo) se vale generalmente de partículas de ferrita de bario (Mientras que la baja coercitividad utiliza óxido de hierro) con valores de coercitividad de entre 2500 y 4000 Oe. La técnica de codificación es la misma que para la tecnología de baja coercitividad, excepto que requiere una corriente eléctrica más potente en la cabeza de escritura. Virtualmente inmune a imanes de tipo doméstico, la alta coercitividad disminuye el riesgo de pérdida de datos accidental. Los lectores de banda magnética estándar pueden leer tarjetas de alta y baja coercitividad.

La banda angosta en la banda magnética que corre paralela al borde de referencia en el cual se codifican los datos es llamada pista o track. Es usualmente de unos 2.5 milímetros y puede localizarse a cualquier distancia del borde de referencia. El número de pistas es determinado enteramente por el ancho de la banda magnética. Típicamente, las tarjetas son codificadas con 5 bits por caracter, por lo que pueden almacenar hasta 80 caracteres por pista.

Una sola banda magnética puede contener varias pistas de datos (o tracks), los cuales pueden ser reescritos y actualizados. La serie de estándares ISO/IEC 7810, 11, 12 y 13 especifican un formato de tres pistas, esquema de codificación y densidad de bits para todas las aplicaciones financieras con tarjetas.

Existen estándares para muchas localizaciones de pistas, las mejor conocidas son los tracks ISO #1, #2 y #3 en las tarjetas de crédito. Las densidades y formatos de tarjetas de crédito ISO son además los más ampliamente utilizados, conteniendo 42 Decimales en Código Binario (DCB o BCD) ó 30 caracteres alfanuméricos por pulgada a 210 BPI (bits por pulgada), y 15 DCB por pulgada a 75 BPI. Es importante hacer notar que la banda magnética no está limitada a estas localizaciones de pistas de tarjetas o densidades y muchas otras se utilizan de manera común.

¿SABÍAS QUÉ?

Las tarjetas plásticas son cada vez más populares gracias a su fácil manejo, gran resistencia y versatilidad de aplicaciones.
En IDTEC fabricamos tarjetas de plástico con calidad offset para cualquier necesidad que exija su negocio, sea la identificación, acreditación, fidelización, control de accesos. Las tarjetas plásticas tienen innumerables aplicaciones. ¡El único límite es la imaginación.